Día de Reyes

“Este jueves, un relato” es conducido por La Bitácora de Mar. Aquí podréis leer los relatos de los compañeros jueveros con el tema “Regalos de Reyes”

Como todas las primaveras, Clara había sacado la artillería pesada. Esta vez no lo iba a dejar pasar. Le tocaba al armario que la traía de cabeza, siempre lo dejaba para el final y nunca se ponía con él.

Abrió las puertas y un montón de bolsas se le cayeron encima. Desolada, contemplaba el suelo cubierto de lo que había salido de ellas. Suspiró hondo y se puso a seleccionar en cajas lo que quería conservar y lo que no. Cada vez que abría un bulto se preguntaba ¿cómo podía haber guardado tantos trastos que no servían para nada?

Subida en la escalera, miró hacia las cajas apiladas junto a la puerta. Estaba agotada y no había terminado. En la parte alta quedaban un par de cajas llenas de un espeso polvo. Tiró de ellas, descubriendo al fondo del armario una caja estrecha y larga. No recordaba que podía haber guardado allí, envuelto en aquel papel que en sus mejores tiempos debió de ser blanco, pero que había envejecido al marrón crujiente de las hojas del parque en otoño. Bajó de la escalera intrigada, sujetando aquel paquete como si se fuera a pulverizar en cualquier momento. La depositó sobre la cama y con delicadeza fue quitando el papel. Al abrir la caja, un recuerdo agazapado en el fondo de la memoria saltó con toda nitidez: Aquella mañana de reyes en la que junto al Nacimiento, envuelta en un papel de regalo rojo, estaba aquella muñeca Nancy, con su traje largo azul marino salpicado de flores. Estuvo un rato saboreando la dulce aspereza del carbón sin atreverse a sacar aquella muñeca de la caja… Un polvoroso estruendo la devolvió a la realidad… otra bolsa amontonada que se caía.

Guardó aquel tesoro de su infancia otra vez en su caja, pero esta vez no en el fondo del armario, no podía volver a perder aquel recuerdo.

20 comentarios en «Día de Reyes»

  1. Yo también recuerdo mi Nancy, a los 10 años y cuánto tiempo la tuve a mi lado. Y los Juegos reunidos Geyper y un fuerte de indios y vaqueros que le trajeron a mi hermano y con el que yo jugué mucho. Eran regalos muy sencillos, que solo llegaron una vez dejamos nuestro lugar de nacimiento y vinimos a vivir a Barcelona. Antes no había dinero para casi nada, mucho menos para juguetes. Cuando lo explicas hay gente que te mira como si no lo creyese. En fin, son recuerdos de otra vida.

    Un abrazo

    Responder
  2. Después de la tediosa tarea de andar entre montones de bolsas jeje, que realmente es tal cual lo cuentas. Un hermoso recuerdo, bien cuidado y guardado a pesar de su papel raído.
    Precioso Leonor.

    Un abrazo 🙂

    Responder
  3. de todos los regalos de Reyes que mantengo en mi memoria, son los más humildes de los que mas recuerdos tengo y los guardo en mi corazón con ternura y una sonrisa cuando los traigo.
    Un abrazo

    Responder

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: