Los misterios del camino

Buscaba un lugar tranquilo, sin vecinos ni carreteras cercanas. Aquella cabaña de madera situada en la ladera de la montaña, rodeada de naturaleza y lejos de toda civilización, superaba mis expectativas.

  Comencé mi primer día contemplando el despliegue de colores que me ofrecía el amanecer, mientras daba buena cuenta del sustancioso desayuno que me había preparado. Le di un último vistazo al mapa donde me marcaba el camino que debía seguir; quería conocer los rincones de aquella montaña. Metí en mi mochila todo lo necesario para mi paseo matutino e inicié mi aventura.

  Llevaba varias horas caminando por un sendero apenas transitado, al punto que no podía seguirlo pues la vegetación lo iba escondiendo bajo mis pies. Temerosa de perderme, quise retroceder sobre mis pasos… Pero ¡el camino había desaparecido!. Despacio observé el oscuro bosque que me rodeaba encontrando un punto por el que parecía verse un claro.

  Llegué a la linde del bosque dando con un inmenso páramo en cuyo centro un haya de grueso tronco y abundantes ramas me desvelaba su antigüedad. Atraída como un imán me acerqué a descansar bajo su sombra.

  Descubrí un montón de piedras cerca del árbol. Al encaramarme a ellas pude distinguir las ruinas de lo que fue una gran casa. De allí me llegaba una voz melodiosa entonando una canción. Atisbé a una mujer sentada en un trono de piedra. Llevaba un vestido blanco vaporoso, que le daba un aspecto etéreo. En los rizos de su larga melena se enlazaban flores silvestres. Asombrada contemplé el nido de pájaros que llevaba en la cabeza y ante mi incredulidad el sonido que hacía cada pájaro al piar era una letra del abecedario. La dama me pidió que me acercara y con tono apacible me dijo “ La inspiración es como la primavera, sabes que llegará con su explosión de vida y tus sentidos se prepararán para recibirla”

  El sonido del libro al caer de mi mano me despertó. Todo había sido un sueño extraño, pero… a mis pies había un nido de pájaros.

Molí del Canyer nos convoca este jueves a contar una historia sobre “Un lugar recóndito”. Pulsa  aquí para leer otros relatos sobre esta proposición.

Imagen cedida por Omega Orbius y sus Letras viajeras

wp-1595573180183.jpg

18 comentarios en “Los misterios del camino”

  1. Ansiosa por conocer a su musa, soño un bello cuento, con el que asegurarse una buena historia, con un nido de pájaros de testigo.
    Saludos.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: