Luna llena

Este jueves, un relato.

Mag nos propone esta semana “Aires góticos”. En su blog podrás encontrar más relatos, solo tienes que pulsar aquí.

No sabía por qué había aceptado que el chico más guapo de la fiesta la acompañara a casa. Ahora, fuera del ambiente de música, risas y alcohol lo que le había parecido una galantería lo veía como una incomodidad. Estaba loca, desde cuándo se comportaba así. Solo un poco de tonteo y ya la estaba acompañando… Tenía claro que no iba a subir, por muy guapo y atlético que fuera … y culto… y esos hoyuelos al sonreír… No, ni hablar. A su casa no… ya habría tiempo.

   Tampoco entendía por qué cruzar por el parque a aquellas horas. Si que acortaban el camino, pero era muy tétrico. La luna llena le mostraba la parte oscura de la arboleda. A su alrededor todo eran sombras y ojos brillantes observando. Sus sentidos la estaban traicionado. El ruido de que algo se movía entre los matorrales la hizo dar un pequeño grito y aceleró el paso. Él intentó calmarla pero ella solo quería salir de allí.

   Tras un quejido que retumbó en sus oídos, él cayó al suelo. Su instinto de ayuda la hizo arrodillarse junto a él. No sabía qué le pasaba, se retorcía en el suelo de dolor. Sacó el móvil de su bolso dispuesta a llamar a emergencias. Alguien la empujó y la tiró al suelo haciendo que el teléfono se le cayera de las manos. Una figura alta, corpulenta y con respiración acelerada se plantó delante de ella cubriendo la luna. Quería levantarse y correr pero la figura le cercaba la salida… Dónde estaba su acompañante.

   La figura soltó un gruñido. Acababa de entenderlo todo. Suspiró mirándolo desde el suelo. Le habían contado historias pero nunca las creyó. Apoyó con fuerza sus manos en el suelo, cogió impulso y saltó por encima de él, diciendo: Señor Lobo, has tropezado con la Caperucita roja equivocada, al mismo tiempo que sacaba del pequeño bolso su escoba.

2 comentarios en “Luna llena”

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: