El aeropuerto

Había llegado al aeropuerto de Gatwick, Londres, en el último vuelo. Entró a trabajar en la aseguradora con la condición de que tenía que viajar. En aquel momento le pareció fantástico, un trabajo que le permitía viajar y visitar los mejores museos del mundo. Empezaba a dudar si había hecho bien… Estaba cansada, era muy tarde y por la mañana a primera hora tenía que estar en el British Museum.

Cuando llegó a las rampas de salida apenas quedaban pasajeros. Empezó a andar por la cinta. Los tacones la mataban; agradecía que en la salida le esperara un coche que la llevaría directamente al hotel.

Cuando traspasó el control de pasaportes vio las lonas que cubrían el pasillo de salida. Sorprendida se quedó mirando aquellas cortinas de plástico azulón. Buscó a quién preguntar; no encontraba ningún otro cartel que le indicara por dónde salir… Dio una vuelta a su alrededor… Dónde estaba todo el mundo… Había sido la última en pasar el control y los agentes ya se habían ido… Se paró unos minutos a pensar qué hacer. Sabía que el otro pasillo iba en dirección contraria a su destino, que era la salida de aquel aeropuerto inglés. Suspiró, empujó su maleta y se encaminó por el pasillo al que no se le veía el final. Los minutos eran eternos. Empezó a caminar deprisa. No había ni un alma a quien preguntar. Agobiada sacó el móvil para llamar a su jefe… ¡No tenía cobertura! Estaba cansada, tenía hambre, le dolían los pies… Aquello no podía ir peor… Parada en la nada de aquel pasillo mirando a un lado y otro sin saber si retroceder o seguir, un golpe seco llamó su atención. Al mismo tiempo se apagó la luz, dejándola en penumbra con las luces de emergencia… Podía oír el latido de su corazón. Volvió a oír ese ruido pero esta vez más cerca. Quiso echar a correr pero el miedo la paralizaba. Tenía que moverse y salir de allí…

Señorita, despierte. Ya hemos llegado al aeropuerto de Londres.

Convocatoria de “Este jueves relato”

12 comentarios en “El aeropuerto”

  1. Te había puesto un comentario peor no aparece. Veamos si ahora tengo mejor suerte. Te decía que menos mal que era solo una pesadilla, muy angustiante, por cierto. Y espero que tu protagonista pueda disfrutar de una ciudad tan magnífica como Londres y en especial, del British Museum que es alucinante y en el cual he estado muchas veces. Incluso una de todo una semana, desde que abría hasta que cerraba, estudiando sus colecciones arqueológicas.

    Muchas gracias, Leonor, por haberte sumado a mi convocatoria. Besos

  2. Menos mal que se trataba de una pesadilla, muy angustiante, por cierto. Esperemos
    que tu protagonista disfrute de una ciudad tan espectacular como la de Londres y en especial, el Britisk Museum que es
    realmente magnífico y en el que he estado muchas veces. Recuerdo una vez haber pasado en él una semana completa desde que abría hasta que cerraba estudiando sus colecciones arqueológicas.

    Muchas gracias, Leonor, por haberte sumando a mi convocatoria. Besos

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: