Atracción

Estaba absorta en mis pensamientos cuando la sensación de que me observaban me sacó de mi ensimismamiento. Giré la cabeza y ahí estabas, apoyado en la mesa, mirándome. Por un segundo mis ojos te recorrieron, analizando la situación. Tú no te inmutaste, seguías intentando atraparme con tu desbordante carisma.

Quise levantarme y huir, pero mi estómago me gritaba que no lo hiciera. No era la primera vez que estaba en esta situación. En las últimas semanas me había pasado muy a menudo.

Te miro de reojo y veo que me sonríes. Me levanto y con paso dubitativo me dirijo hacia ti. Me llega tu olor, la boca se me hace agua. Te miro y sin pensarlo te cojo, prometiéndome no comprar más bombones.

1 comentario en “Atracción”

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: