EL CUADRO

Sentada en el sillón lo contempla. El corazón

y el alma le duelen como si le abandonaran.

Tenía envidia porque sus dulces manos lo pintaron.

Manos que nunca tocará, que nunca la tocarán.

 

En lo que había sido un lienzo en blanco,

él había pintado un mar azul en calma,

acariciando la barca que sobre él descansa,

con la delicadeza que se toca al ser amado.

 

Extiende sus velas blancas dejando que el viento

las atuse y la empuje a bailar un ondular

lento con aquel mar azul en calma y enamorado.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: